Seleccionar página

En este artículo te explico cómo limpiar tu pieza de macramé en menos de 5 minutos para que te dure muchos años en perfecto estado. Te cuento qué materiales necesitas y cómo debes hacerlo.

ALGO DE ANTECEDENTES

Para la creación de piezas con la técnica del macramé es muy común utilizar hilo encerado. Es un tipo de cuerda muy resistente que si se conserva bien, puede durar muchísimos años sin estropearse ni una pizca.

Con el paso del tiempo y el uso continuado, la cera que tiene el hilo atrae algo de polvo que puede quedarse entre las fibras de la pieza. Por eso de vez en cuando es recomendable hacer una pequeña limpieza del tejido para que tu accesorio OuiClementine quede como nuevo.

QUÉ MATERIALES NECESITAS

  • Un recipiente pequeño con agua. Un vaso, un cuenco… dependiendo del tamaño de la pieza que debas limpiar.
  • Jabón líquido suave. Quizá no lo utilices pero por si acaso tenlo preparado por si con agua no tenemos suficiente.
  • Un cepillo de dientes. O cualquier otro tipo de cepillo, pero es muy importante que esté limpio. Please. Que no queremos que hagas ninguna desgracia. Si dudas, compra uno nuevo.
  • Un mechero. Te servirá para darle un buen acabado al final del todo. Ya te contaré.

 

EL PASO A PASO

  1. Primero de todo prueba a cepillar la pieza en seco. Si es un cepillo suave o un cepillo dental, puedes frotar fuerte sin problema. Si es un cepillo muy duro, hazlo con suavidad y comprueba cómo va quedando. Si ves que los restos de polvo se van, no hace falta que hagas nada más. ¡Ya estás!
  1. Si no es tu caso y aún así ves que aún queda polvo pegado a la cera, puedes sumergir tu pieza en el cuenco con agua y cepillarla bajo el agua hasta que el polvo desaparezca del todo. Es un proceso muy rápido y con un cepillado suave lo conseguirás. Si con eso lo resuelves, puedes pasar al punto 5.
  1. Si aún así no termina de estar del todo bien, puedes probar añadiendo un chorrito de jabón en el agua y probando de nuevo. Ahora ya sí que debería estar lista, ¿eh?
  1. Si has puesto mucho jabón, asegúrate de aclarar la pieza bajo un chorro de agua.
  1. Una vez la pieza ya está limpia, es momento de secarla. Utiliza un paño de algodón o un papel absorbente de cocina. Intenta no utilizar papel fibroso o paños sucios. Acabamos de quitar el polvo del tejido y ¡lo último que queremos es que vuelva de nuevo!
  1. En cuanto la pieza esté seca, puedes comprobar que el color del hilo sigue siendo brillante. Si ves que el color está un poco apagado, puedes darle brillo pasando rápidamente la llama de un mechero por toda la superficie del tejido. Digo rápidamente porque si te pasas puedes echar a perder el hilo y por consiguiente, la pieza entera. Pasando una llama lo que pretendemos es que el hilo saque un poco de la cera que tiene dentro y así vuelva a quedar brillante y como nuevo. *Ten en cuenta que ese procedimiento puede ser que también oscurezca un poco el color del hilo.

Únete a la comunidad

Si te gusta lo que ves y quieres que te mande novedades de vez en cuando, déjame tus datos y te llegarán todas y cada una de las ediciones de la OuiLetter directas al email. Y como regalito de bienvenida, un 10% de descuento para tu primera compra online.

Estoy reorganizando toda la tienda - mientras tanto puedes ir a Etsy a ver lo que está rebajado :) Descartar